Descubre Badajoz…

banner2_badajoz

Hace mucho tiempo, en una tierra lejana, muy lejana…

Quizás este sea el prólogo ideal para comenzar esta breve historia de una ciudad del suroeste peninsular, la cual casi pasa desapercibida para todo el mundo, incluso para sus propios ciudadanos, pese a la importancia dentro de la historia de España y Portugal, e incluso de Europa. Esta desconocida ciudad es Badajoz.

A mediados del siglo IX, Ibn Marwan Al Chilliqui se reveló contra el dominio cordobés y fundó la ciudad bajo el nombre de “Batallyos”. Desde ese momento, nuestro fundador conquista para la ciudad extensos territorios, repuebla ciudades y funda otras, sentando las bases para el más extenso y poderoso reino de todo Al-Andalus, que alcanza su plenitud en el siglo X con el rey Sapur, bajo el nombre de “Reino Aftasí”.

De este periodo es el recinto de La Alcazaba de la que, a pesar de haber perdido sus alcázares, palacios y mezquitas por el devenir de sus mil años, podemos decir, orgullosos, que estamos ante una de las mejor conservadas de España y una de las más grandes de Europa.

En 1230, Alfonso IX de León recupera la ciudad para los cristianos, pasando a ser un municipio del Reino de León. Por ello, y para repoblar la ciudad y su territorio, el propio rey otorga rápidamente fueros y un extenso término a la ciudad, además de transformar la mezquita en Catedral, bajo el nombre de Santa María del Castillo, cuya torre aún domina la Alcazaba. Aunque sería Alfonso X el Sabio quien encarga la construcción de la actual Catedral de San Juan Bautista.

Se puede pensar que pasar de capital a municipio supone terminar nuestra etapa dorada, pero no es así. Los pacenses aun teníamos mucha guerra que dar, y vaya si la dimos. Pero tenemos muy poco espacio para hablar de cinco bodas reales, descubridores como Pedro de Alvarado, artistas de la talla de Luis de Morales, acontecimientos históricos como la guerra de separación de Portugal y la guerra de sucesión española, o de cómo el mundo vio cómo nos lo repartíamos entre España y Portugal en las Juntas de Badajoz. Todo ello, más propio de una tesis que de unas pequeñas pinceladas históricas. Pero tenemos que detenernos obligatoriamente en unos acontecimientos que cambiaron Europa y España.

En 1807 el ejército francés ha invadido España y Napoleón domina al monarca Carlos IV y a nuestro paisano y primer ministro Manuel Godoy, príncipe de la Paz. Badajoz es una inexpugnable plaza fuerte, rodeada por una gran muralla abaluartada de estilo Vauban, que a su vez es defendida por varios fuertes, como el de San Cristóbal.

El 2 de mayo de 1808, Madrid se levanta en armas, ha comenzado la guerra de la Independencia. Y como no iba a ser menos, Badajoz también se levanta en armas el 4 de mayo, creando su Junta de Defensa y redactando un manifiesto alentando al resto del país a hacer lo mismo.

Durante la guerra, la ciudad sufre tres sitios. En el primero de ellos, muere el General Menacho y, por primera vez en su historia, Badajoz es conquistada por el ejército francés. En el segundo, realizado por las tropas aliadas, se produce la batalla de La Albuera. Y en el tercero y último se produce la “batalla de Badajoz”, en la que el general Wellington derrota y expulsa a los franceses de la ciudad. Un hecho más que propicia la caída del dominio francés en nuestro país y posteriormente en Europa.

051

Tras la guerra, Badajoz vive un gran crecimiento económico y cultural, de la mano de personajes como Carolina Coronado y Antonio Juez Nieto. El romanticismo y los modernismos nos legan gran parte de nuestro Casco Antiguo, con edificios decimonónicos y modernistas.

Pero en 1936 volvió la guerra, y en la peor de sus versiones, la civil. Que nos deja otra “batalla de Badajoz”, unida de forma inseparable a la “matanza de Badajoz”. Este triste suceso deja en la memoria de la ciudad 4.000 muertos y una dictadura, que reprime a la ciudad con elementos como la antigua Prisión Preventiva y Correccional.

Pero de esta última y triste parte de nuestra historia hace ya 80 años y, en la actualidad, Badajoz se ha transformado en la capital del suroeste, que quiere ser la Eurociudad Elvas-Badajoz. Una ciudad pujante y abierta, donde cualquier persona es bienvenida. Una ciudad donde la historia siempre ha luchado para que la gente pueda ser libre, como las palomas.

José Antonio Rico Sánchez